La herencia.

Pues bueno, he andado desaparecida desde hace un par de días. La razón es principalmente la muerte de mi abuela el pasado sábado 30 de agosto. Pues bueno, hace casi una semana ya de su pasada al siguiente estado, supongo que no es uno material.. no sé.  He tenido que lidiar con una tristeza horrible, pero no tanto por la muerte de ella, sino por la circunstancias que la hicieron entrar en depresión, que finalmente la llevó al mal estado de salud en el que se encontraba.

Me entristece el hecho de pensar en tanta ingratitud e indiferecia. Pero sí, prefiero pensar en que mi abuela nos tuvo a nosotros. Y que hicimos lo que pudimos por estar con ella, es más, fuimos los últimos de la familia que hablaron con ella antes de morir.

Fuera del abandono, me pongo a pensar en lo que me enseñó y aprendí de ella. Me enseñó a dar sin esperar ni un solo suspiro a cambio. Me enseñó a no ser egoísta, a agradecer lo poco que se tiene, aunque sea poco, a vivir una vida humilde y sencilla…. entre muchas otras cosas. Mi abuela, María Isabel Bala de Morataya, fue una gran mujer, fuerte y trabajadora. Pues, todo el mundo se quejaba de su carácter. No, a mi nunca me hizo nada de que tuviera yo para quejarme. No, no me quejo de nada de mi abuela, se lo agradezco todo. Jamás…nunca, no tengo un solo recuerdo de mi abuela poniendo su “caracter” en práctica conmigo. Me preocupé e interesé por ella EN VIDA, ahora que está muerta de nada sirve ya que todo el mundo se preocupe. Mi conciencia está tranquila, y sé que ella ya no está sufriendo más. Ahora hay que preocuparse por mi abuelo, con quien está pasando exactamente lo mismo que pasó con ella. No aprenden. Ja, pues yo sí aprendi.

Aprendí a no esperar nada del resto de la familia. No me importa echarme la responsabilidad encima. Es mi obligación cuidar de mi abuelo y preocuparme por el TODO EL TIEMPO. De no ser por ellos dos yo no tendría la vida.

Mi abuela está descansando… ya no siente dolor alguno y dio su vida para que aprendamos una leccion y es eso que me enseñó toda la herencia que necesito.

Las palabras son pocas para mostrar el agradecimiento… pero sé que supo dentro de ella lo mucho que le agradezco todo lo que me dio.

Saludos

2 comentarios to “La herencia.”

  1. Lamento profundamente tu perdida, pero como lo hemos hablado un par de ocasiones todo lo que puedes hacer debes hacerlo en vida, ya pasando el humbral no hay mucho que hacer, deja de pensar en lo que hacen o dejan de hacer los demás; es lo que tu haces lo que puede hacer una DIFERENCIA.

  2. Que mala onda enterarme por aquí de una noticia así, solo me queda decirte que tengas resignación (que veo que ya la tienes) y pues ahora a meterle el hombro a tu abuelito.
    Un abrazo grande y a seguir adelante, así es la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: